viernes, 19 de agosto de 2016

Fix me

¡Hey, aquí estoy otra vez! ¿Es que aún sigues pensando en cuál será el tema de esta entrada? ¿De verdad? Pues sí, es de eso, lo único de lo que soy capaz de escribir.

Verás, conocí a alguien. De hecho, conocí a mucha gente desde la última vez que me pasé por aquí. Empezó por capricho, porque sí. Porque tenía que encontrar a alguien dentro de mi entorno. Alguien que sea atractivo. Sin más. La complicación continuó cuando la interacción se agrandó entre ambos y se entrelazó un hilo al que llamaré conexión amistosa, o lo más comúnmente dicho amistad. Habitual en mi es el hecho de la malinterpretación las cosas.

Y ahí comenzó lo que nunca debería haber comenzado.

A cada palabra, mirada o acción le daba un doble sentido cuya realidad no era más que hechos insignificantes y normales para el productor de dichos gestos. Cual necia accedí a la irresistible manera de hablar con él: de forma escrita, donde me di cuenta de la irreprocidad de mis sentimientos.

¿Inesperado final? Sabía que no te decepcionaría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario